Informe
del presidente

Estimados accionistas

Quisiera comenzar este informe agradeciendo sinceramente el resuelto apoyo y profundo compromiso de nuestros más de 11.600 colaboradores y colaboradoras durante la pandemia, quienes hicieron posible la continuidad operacional del Bci y sus filiales tanto en Chile como en el extranjero. Gracias a ellos, pudimos brindar un servicio de calidad y excelencia durante todo 2020, a pesar de los grandes cambios en la forma de operar que fue necesario implementar. Si bien la pandemia generada por el COVID-19 nos obligó a enfrentar un cambiante escenario laboral, que nos exigió a todos mas allá de lo imaginado, logramos superar nuestros objetivos, respondiendo a las expectativas de nuestros stakeholders, por medio de una ejecución impecable de nuestras responsabilidades, donde nuestra fuerte cultura interna y arraigados valores profesionales, fueron la clave para superar la enorme complejidad que la pandemia implicó. Cabe destacar que los importantes avances logrados gracias a las inversiones que Bci viene realizando desde hace años en transformación digital, fue determinante en permitirnos estar 100% operativos desde el comienzo de la crisis sanitaria.

En Bci, tenemos la firme convicción que nuestro desempeño tiene un impacto significativo en las comunidades en las que nos desenvolvemos, siendo nuestra responsabilidad no sólo crear valor económico, sino también contribuir a la construcción de comunidades más justas y desarrolladas. Es por ello, que desde los comienzos de la pandemia, así como durante la crisis social de octubre 2019, nos esforzamos con determinación en ser parte activa de la solución de las dificultades que enfrentaban quienes, desde hace décadas, hemos definido como los pilares de nuestra misión empresarial: clientes, colaboradores, proveedores, accionistas y las comunidades de las que somos parte.

En relación a la Banca Retail, la que incluye clientes personas naturales, emprendedores y empresas pequeñas, tuvimos especial compromiso con nuestro propósito como empresa, de “atrevernos a hacer una diferencia”, estableciendo desde los primeros días diversas y amplias medidas de apoyo, tales como la postergación del pago de hasta 6 cuotas de los créditos hipotecarios con tasa de interés cero, la implementación de fórmulas para la reprogramación de créditos de consumo, así como entregarles la opción a los clientes, con deuda en sus tarjetas de crédito, que pudiesen prorrogar sus vencimientos sin pago de capital durante algunos meses, todo ello a través de nuestros canales remotos, en forma simple y segura.

En cuanto a nuestros clientes pymes, nuestro primer compromiso fue entregarles el respaldo necesario para que pudieran seguir operando. Así, los apoyamos en postergar sus compromisos financieros, con nuevas líneas de financiamiento bajo condiciones especiales de plazo, junto con acceso a capital de trabajo y reorganización de deudas con sistemas flexibles. Por otra parte, nos sumamos decididamente a la Línea COVID-19 con garantías estatales (FOGAPE y FOGAIN) entregando créditos a más de 21.000 empresas de manera remota. También impulsamos “Evoluciona”, un programa para ayudar a las pymes a transformar sus modelos de negocio desde lo tradicional a lo digital en conjunto con el ecosistema emprendedor. Ya llevamos más de 9.000 pymes capacitadas y más de 200 que ya están vendiendo por canales digitales.

“Desde los comienzos de la pandemia nos esforzamos con determinación en ser parte activa de la solución de las dificultades que enfrentaban quienes, desde hace décadas, hemos definido como los pilares de nuestra misión empresarial: clientes, colaboradores, proveedores, accionistas y las comunidades”.

Luis Enrique Yarur Rey
Presidente

VOLVER